Estrés crónico: cuando la presión y la fatiga se fusionan

 Estrés crónico: Cuándo la presión y la fátiga se fusionan:

Similar a un vaso de agua que gota a gota se llena hasta que su líquido se derrama. Algo así es el estrés crónico, un mal que ataca cada vez con más frecuencia.

El estrés es un estado natural del organismo que se activa ante situaciones de peligro y amenazas. Este estímulo está diseñado para durar un periodo corto. Mientras tanto, el estrés crónico se genera por situaciones que activan este mecanismo y se mantienen en el tiempo, lo cual altera el estado de alerta del metabolismo.

El psicólogo William Buckley explica que este tipo de estrés se presenta cuando las personas tienen un malestar o una situación que no quieren enfrentar o no pueden resolver. Esto provoca angustia hasta llegar a una solución.

“Lo que pasa es que se van acumulando una serie de hormonas que les genera una alerta frecuente: son personas que sienten que no pueden apagar el cerebro, no duermen bien, tiene migrañas, y hasta cambian su carácter”, añadió.

Según Buckley, pensar todo el día en una situación puntual, no salirse del entorno que le genera estrés y no tener espacios de descanso son algunas causas que dan pie al estrés crónico.

La fatiga es quizá una de las señales que caracteriza a la afectación, debido a que el cerebro no logra descansar. Lo mismo sucede con la reducida capacidad de concentración, falta de interés en las actividades diarias, entre otros.

04/05/2016 09:34 am
Fuente Original:
http://www.revistaperfil.com/m/salud/Estres-cronico-presion-fatiga-fusionan_0_950304962.html